VacúnateYa!

Pobreza,  Covid, conflictos, deterioro ambiental y democracia, parte de una criisis integral en el perú y en el mundo subdesarrollado. Foto: Insituto Peruano de Economía

LAS CRISIS SOCIO-SANITARIAS, POLÍTICAS, ECOLÓGICAS Y LA DEMOCRACIA

O el efecto dominó ¿inevitable?

Publicado: 2021-09-19

Escribe: Emilio La Rosa Rodríguez(*) 

El mundo atraviesa por un periodo histórico caracterizado principalmente por una acumulación de crisis que compromete todos los sectores del quehacer humano y a la naturaleza misma. Estas crisis tienen sus raíces en un sistema económico y de producción injustos que no responden a las exigencias actuales en materia de justicia social, democracia y desarrollo sostenible y a la actividad humana que provoca una serie de desequilibrios ecológicos, cuyas consecuencias las vivimos hoy en día, a través de la pandemia de la covid-19 y de los primeros estragos causados por el calentamiento climático. La crisis es pues sistémica y sus componentes actúan en cadena, potencializándose, de tal forma que la crisis ecológica contribuye a la crisis socioeconómica causando mayor pobreza, hambre, violencia, desplazamiento de poblaciones y, en algunos países, destrucción del aparato productivo.

Estas crisis, así como el enorme poder económico-financiero mundializado y las nuevas tecnologías son un peligro y un desafío para las democracias. Un peligro, porque están socavando lenta y progresivamente sus cimientos. Un desafío, porque la respuesta esencial es política y tiene que darse dentro del marco democrático, tomando en cuenta que la complejidad de los desafíos necesita un análisis y una respuesta sistémicas. Además, esta respuesta no puede ignorar los aspectos éticos, debido, particularmente, a la crisis ecológica que pone en riesgo la supervivencia de las sociedades, la biodiversidad y la vida misma. En las próximas décadas, cerca de un millón de especies animales y plantas estarán en peligro de desaparecer, lo que significa una amenaza mayor para la vida terrestre y la humanidad (1)  y millones de personas serán obligadas a migrar a otras zonas debido a las consecuencias nefastas del calentamiento climático.

Frente a estas crisis, no podemos concebir un cambio de paradigma político sin cambios sustanciales a nivel del hombre y de nuestra relación con la naturaleza. Nelson Mandela decía que “el peligro más grande no es nuestra debilidad ni nuestra fuerza, sino más bien nuestra ceguera” que nos impide sopesar a su justo valor los peligros que asechan a la humanidad y la naturaleza. Para curarnos de esa ceguera, es pues urgente y necesario cambiar nuestra manera de vivir, nuestra relación con el otro, nuestra participación en la vida de la comunidad y del país, redescubrir los valores humanos esenciales (verdad, justicia, respeto, libertad, protección de la naturaleza, solidaridad,). En otras palabras, necesitamos una revolución espiritual que vaya de la mano con una mejor y mayor democracia en donde prime lo político.

Nelson Mandela decía que “el peligro más grande no es nuestra debilidad ni nuestra fuerza, sino más bien nuestra ceguera”

Referente a la crisis de la democracia, ella se origina, en otras razones, debido la mala gobernanza, la corrupción, las desigualdades sociales, las injusticias, la ausencia de soluciones viables, la fragilidad de los partidos políticos, y su pobre credibilidad y legitimidad. Una gran mayoría tienen el sentimiento de encontrarse en un impasse y no llegan a visualizar una salida real, por lo que la desilusión política y el pesimismo se instalan poco a poco. La respuesta a la crisis de la democracia es más y mejor democracia. Es decir, promover ciertos cambios que permitan la emergencia de un mayor y mejor ejercicio de la soberanía del pueblo con la finalidad de asegurar una mejor gobernanza en términos sociales y medioambientales (2), cuya finalidad es el bienestar y el hombre como centro de toda decisión política. Dicha centralidad obliga al hombre a proteger la naturaleza porque es parte de ella, ni superior ni inferior (3).

Estos cambios deben transformar la “democracia de autorización” en “democracia de ejercicio”. La primera gira casi exclusivamente alrededor del acto electoral a través de la cual autorizamos a los representantes elegidos para que gobiernen en nuestro nombre y luego entramos en “hibernación democrática” hasta las elecciones siguientes.

La “democracia de ejercicio” promueve la preminencia de lo político, del dialogo, la deliberación, la discusión, la participación, la información y el empoderamiento. Ella permite una relación más fluida y directa entre gobernados y gobernantes, y un control democrático de quienes nos gobiernan (4).

Como reza una conocida frase toca cuestionarnos:

Si no somos nosotros ¿quiénes?, si no es ahora ¿Cuándo?

(*) Emilio La Rosa Rodríguez: Médico-cardiólogo, Maestrías en Salud Pública y en Gestión de Servicios de Salud, Doctorado en Antropología y Ecología Humana, Médico jefe (IPC, Paris), Director (Centre de recherche et d’étude santé et société), Exvicepresidente del Comité Internacional de Bioética de la UNESCO.

(1) Intergovernmental Science-Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services (IPBES). Media Release. Nature’s Dangerous Decline ‘Unprecedented’ Species Extinction Rates ‘Accelerating’. https://ipbes.net/news/Media-Release-Global-Assessment, consultado el 29 de enero 2020.

(2) E. La Rosa, Somos el poder. Cómo ejercer la soberanía del pueblo. Fondo de cultura Económica, Lima, 2021.

(3) El hombre tiene una singularidad (nuestra capacidad intelectual y el razonamiento lógico que nos predispone a adquirir conocimientos, tecnología y conciencia moral) que le exige mayores responsabilidades que derechos en relación con la naturaleza. Los seres humanos hemos emergido de un proceso evolutivo y le debemos a la naturaleza nuestro origen y también nuestra permanencia y subsistencia: respiramos el aire, bebemos el agua y nos alimentamos de sus productos animales y vegetales.



Escrito por

Jorge Linares Gálvez

Físico, profesor emérito Universidad Paris-Saclay. Miembro Academia Nacional de Ciencias del Perú. Palmas Académicas Senado Francés 2017


Publicado en